lunes, 28 de enero de 2013

Son paracaidas


Cuando una relación se comienza, nunca se piensa en el final. Y haí estás de alguna forma inconciente culpando o culpablizandote, creo que nunca me había sentido tan vacía y tan triste, como hueca, supongo que es la sensación de perder algo que te llenaba, que ocuaba un lugar importante en ti.

Será que no tengo la capacidad de amar como corresponde; no sé, creo que las respuestas a ese tipo de interrogantes no pueden coexistir con el dolor, supongo que vendrá en unos días. 

Tenía tantas ganas que funcionará, creí en esto con todo mi corazón y aquí estoy, despues de dos abrazos no respondidos, el maquillaje corrido y con unas putas lagrimas suicidas que no dejan de saltar, el paracaidas a la mierda! 

Todo me produce nostalgía, ni siquiera he partido y ya me siento fuera. Me siento la persona más estupida de universo; quiza ni siquiera debiera irme, pero cual es precio de quedarme, si me quedo me siento poco digna con eso; poco valorada a mi misma, creo que no hay nada peor que eso, si no eres capaz de amarte, porque esperar que alguien lo haga.

Por una parte despertar junto a el y nuestra convivencia cotidiana es casi perfecta, nunca me había sentido tan acogida y amada con alguien, se que en estos momentos parece que es una estupidez lo que estoy diciendo y quiza ni siquiera sé lo que dice, no quiero leerlo, porque inevitablemente empezaran mis ganas de llorar, solo recuerdo que ahora estoy en una etapa más analítica de la pena, más tranquila, con animos de tomar deciciones.

Veo mi mueble y mi ropa, ya que sacado las cosas del cuarto; se ve un poco vació sin mis colores cotidianos, si me voy extrañaré esa cama que compartio toda la ternura y el salvajismo que puede emanar de una relación en que dos personas se aman; de eso no dudo , sólo una persona que me ama puede compartir una vida conmigo.

Me parece increíble que sea más de un año, aunque debo confesar que más de una vez soñe envejecer con el y recordar los viejos tiempos. Estar sentados en el campo, a la orilla del mar, en cualquier parte del mundo, el lugar no era importante; lo que duele a estas alturas que siempre me ví con el, quiza no se amar; puedo ser yo el problema, pero ya no es necesario buscar culpas, creo que en relaciones no debiera ser esa la conclusión.

Solo quiero esta noche besarlo, ojala hacer el amor y despertar junto a el, quisiera vivir por ultima vez, recordar lo que pierdo si me voy o bien es mi instinto sadomasoquista inconciente, de vivir un poco antes de morir. Aunque suele cliché, ahora entiendo porque se refieren a amar o emanorarse como un trapecista que hace su rutina sin red de apoyo, no sabes que lo pasará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada